Tres atajadas de Rossi y una clave de Armani: Los arqueros tuvieron un Superclásico aparte en la final de la Libertadores

Los porteros de River Plate y Boca Juniors tuvieron tapadas fundamentales en el partido disputado en La Bombonera.

Al arquero de River Plate lo culparon por el primer gol, pero se redimió con una tremenda tapada / imagen: Getty Images

Cuando Agustín Andrada, arquero titular de Boca Juniors, se lesionó en el partido de cuartos de final de Copa Libertadores ante Cruzeiro, la gran interrogante de los xeneizes fue si salir al mercado a contratar un nuevo portero o confiar en Agustín Rossi, juvenil portero suplente que había sido cuestionado en el pasado por su inseguridad bajo los tres palos.

Después de analizarlo y aprovechando que el reglamento les daba la facultad por la larga recuperación de la lesión de Andrada, quien sufrió una fractura de mandíbula, los xeneizes miraron hasta Huachipato y contrataron a préstamo a Carlos Lampe para la Libertadores. Sin embargo, el arquero boliviano no le ganó la pulseada a Rossi y no ha sumado minutos en el torneo continental desde que llegó.

Y el arquero nacido en las inferiores del club trasandino ha dado argumentos de sobra para mantenerse en la titularidad y así lo dejó en claro en la final de ida ante River Plate, disputada este domingo en La Bombonera, con grandes tapadas que permitieron que su equipo empate a dos tantos. El portero demostró sus condiciones recién comenzado el partido, a los 6 minutos, tras llegar al ángulo para sacar un preciso tiro libre de Gonzalo Pity Martínez. Luego, diez minutos después, sacó un cabezazo a quemarropa de Santos Borré. 

Mientras Rossi respondía a la perfección en el arco de Boca Juniors, a Franco Armani, arquero de River Plate, le achacaron responsabilidad en el primer gol de los xeneizes en la final. A los 33 minutos, Wanchope Ábila sacó un tremendo remate en el área chica que el portero de los Millonarios despejó con el pecho, dejando el rebote muy cerca para que el delantero nuevamente saque un potente disparo al primer palo que tapó a medias y que significó el 1 a 0. Pese a los cuestionamientos, la potencia de los remates no le permitían hacer mucho más. En el otro lado, en tanto, el arquero xeneize respondió nuevamente sacando un potente remate del Pity.

Pero la redención de Armani vendría y fue en el mejor momento. A los 90 minutos, Darío Pipa Benedetto quedó solo en el área chica y sacó un remate intentando cambiarle el palo al arquero de River, quien respondió de manera sólida con un tremendo achique que mantuvo el 2 a 2 final y que puede ser clave. Todo se sabrá el próximo sábado 24 de diciembre, cuando enfrenten la final de vuelta en el Monumental.