En promedio, Colombia tiene la boleta más costosa de la eliminatoria

Aunque Colombia no tiene la boleta unitaria más costosa, sí logra la recaudación más alta en suramérica.


El entusiasmo de los aficionados colombianos por la brillante campaña de la Selección, que está cerca de clasificar al Mundial, se desbordó el pasado lunes cuando en solo cuatro horas se agotó la boletería para el partido con Ecuador, el próximo 6 de septiembre, en la fecha 15 de la eliminatoria.

No importó el aumento del costo de algunas entradas, que se convirtieron así en las más caras desde que se inició esta fase clasificatoria en Barranquilla y que arrojarán una cifra millonaria de recaudación, que las hace las boletas con valor promedio más alto entre los países que juegan la eliminatoria suramericana.

Según los datos de distribución de entradas por tribunas del Metropolitano, entregados en anteriores juegos de la eliminatoria por Ossa y Asociados –operadora de la boletería–, y con el aumento hecho en esta ocasión a occidental y oriental, se determinó que la taquilla será aproximadamente de 4’678.500.000 pesos, unos 2’474.087 dólares, que la convierten en la recaudación más alta de Suramérica, por encima de Chile, cuya mejor recaudación ha sido de 2’200.000 dólares, según datos de la prensa chilena.

Aunque la actual boletería, de 240.000 pesos por unidad en Colombia, no es la más cara del continente –es superada por Chile, Perú, Ecuador y Argentina (véase gráfico)–, el promedio del valor sí lo es, y se determina dividiendo una recaudación completa por el número de boletas vendidas.

Así las cosas, los 2’474.087 dólares que recibirá Colombia por el juego contra Ecuador divididos en las 39.989 boletas que se vendieron (5.000 de ellas a patrocinadores y 1.911 al visitante) arrojan 61,8 dólares en promedio, lo que las vuelve las boletas más caras de la eliminatoria suramericana, por encima de las de Chile, cuya recaudación máxima fue de 2’200.000 dólares, que divididos entre 41.131 boletas dan de 53,48 dólares en promedio.

Lee más en el artículo original de ElTiempo.com