Barranquilla la casa histórica de la Selección Colombia

A lo largo de las eliminatorias que actualmente juega la Selección Colombia, se ha ido ratificando el por qué Barranquilla se ha ganado el nombre de la 'casa de la selección', una ciudad que ha acogido a los hombres de Néstor Pékerman y se ha convertido en un fortín a la hora de disputar frente a los otros seleccionados de Sudamérica, un cupo para asistir a la próxima Copa del Mundo.


Pero la fama adquirida por la 'arenosa' no es de ahora. Desde 1989, año en que Francisco Maturana como técnico de la 'tricolor' decidió, que las eliminatorias para el Mundial de Italia 1990 se jugarían en la cancha del Metropolitano y dónde se consiguió la oportunidad de volver a vivir la fiesta mundialista tras veintiocho años de ausencia, la capital del Atlántico se convirtió en pieza clave en la obtención de las siguientes clasificaciones para las Copas del Mundo de Estados Unidos 1994 y Francia 1998.

A la hora de analizar las razones por las cuales la Selección Colombia no ha obtenido el mismo éxito en otras plazas en las cuales ha jugado, se pueden resaltar las siguientes:

– La altitud en la que se encuentra ubicada Barranquilla varía desde los 4 hasta los 98 m.s.n.m , ideal para los jugadores que vienen desde distintos puntos del país y del mundo puesto que su adaptación es más fácil y su nivel de oxigenación es mayor a la que se tiene jugando en ciudades de mayor altura.

-El clima y la humedad con las que cuenta la ciudad es otro factor, que si bien afecta a los jugadores colombianos, es menos soportable para las selecciones rivales, quienes no consiguen adaptarse de manera fácil y rápida a esas condiciones y terminan adoleciendo agotamiento en el terreno de juego.

-El pueblo barranquillero, que contagia con su alegría las calles y las tribunas del Metropolitano y que llena de energía a los integrantes de la Selección Colombia contribuye a que el estado anímico de los jugadores nacionales sea positivo y alegre, puesto que sienten de manera permanente todo el cariño y el aliento de la gente antes, durante y después de cada encuentro.

-Las condiciones con las que cuenta la Selección en el estadio Metropolitano, el terreno de juego, los camerinos, la logística con la que se tiene gracias a las remodelaciones realizadas después del Mundial Sub -20 , hacen que el trabajo de la Selección se haga en condiciones óptimas y la fiesta en las tribunas se viva como uno de los mejores espectáculos del fútbol en Sudamérica.

Se espera que frente al seleccionado de Chile, Barranquilla pueda vivir una nueva fiesta en la que el regreso a un Mundial sea el principal motivo de celebración.

Fuente: deportes.terra.com.co