En una imagen que fue viral alrededor del mundo, tras salir expulsado ante el Willem II, Santiago Arias le pegó a un vidrio y lo partió. Debido a esto estuvo en investigación por parte de la Federación Holandesa, pero no pasó a mayores.

Arias, titular en el reciente triunfo del PSV contra Vitesse (puso pase-gol), expilcó por qué golpeó el vidrio en una temeraria acción que inclusive le pud fracturar la mano. “No fue nada grave. Cuando sientes el fútbol pasan estas cosas”, afirmó ‘Santi’.

“Mi reacción fue pegarle a algo y no me di cuenta que había un vidrio. Solo lo vi cuando me mostraron el video. No soy de reaccionar así. No me gustaron las decisiones que estaba tomando el árbitro. Al final pedí disculpas”, dijo el lateral para cerrar su explicación.

El PSV actualmente empata en puntos con el Ajax en la cima de la Liga de Países Bajos, pero pierde en el desempate. Para que el colombiano se convierta en bi-campeón, necesitan conseguir al menos un punto más que su rival directo en las dos jornadas restantes.