¡No destruir, sí corregir! Lo malo de la selección Colombia en el Mundial Rusia 2018

No se debe destruir, pero sí se debe tener en cuenta lo malo de la selección Colombia en el Mundial Rusia 2018 para corregir de cara al futuro.

Siempre hay que corregir, tanto en las victorias como en las derrotas y de cara a un nuevo inicio de ciclo se debe tener en cuenta lo que no salió como se esperaba para cambiar las fórmulas y métodos. Y aunque no fue mucho, lo malo de la selección Colombia en el Mundial Rusia 2018 se notó en momentos puntuales y estas situaciones afectaron en los resultados.

No se debe destruir lo que ya ha ido tomando forma y tampoco se debe hablar de un culpable puntual, porque en un equipo hay muchos que tienen que ver en las decisiones y al ganar o perder se hace en colectivo. Sin embargo esto se debe señalar y no dejar pasar por alto porque las cosas pudieron ser mejores en el Mundial Rusia 2018 y pase lo que pase, esto debería ser mejor para lo que viene.


¿Qué fue lo malo de la selección Colombia en el Mundial Rusia 2018?

– No hay recambio para posiciones fundamentales:

No se notó en el Mundial Rusia 2018, pero para David Ospina no hay un suplente que esté a su altura, no es gratis que los suplentes en esta cita orbital no tengan ningún encuentro oficial con ‘la Tricolor’ y apenas tengan ‘un puñado’ de minutos en amistosos.

En la delantera no se ha podido reemplazar a Falcao García, hay atacantes con buenos números y goles en sus clubes, pero ‘el Tigre’ es el referente del ataque colombiano y parece que después de él no viene un jugador de su paso y potencial.

Juan Guillermo Cuadrado es el jugador que se destaca y ‘el ala derecha’ del equipo, pero en la izquierda no se encontró nunca el jugador que pudiera generar juego y velocidad por la banda izquierda en el ataque.

– Llevar jugadores lesionados o sin ritmo:

Sin lugar a dudas los casos de Oscar Murillo, Cristian Zapata, Abel Aguilar y James Rodríguez no dejaron un buen ‘sabor de boca’ en el balance general de lo que fue la elección de jugadores de José Pékerman.

En el caso de Zapata y Murillo fue claro que el central del AC Milan apenas estuvo disponible para el partido de octavos de final del Mundial Rusia 2018, pero no antes y mucho menos para el debut en el cual se dio la reaparición de Murillo después de 3 meses de inactividad por aquella lesión en los amistosos de marzo.

La situación de Aguilar fue diferente, siempre se le dieron largas por lo que significaba el jugador para el grupo y para el planteamiento del DT, sin embargo apenas pudo estar en el segundo duelo de la fase de grupos y tuvo una nueva lesión, aunque según lo poco que se informó no tuvo nada que ver con la sufrida en el remate de la Liga Águila del primer semestre.

Y a los jugadores como James siempre hay que esperarlos, pero no se entiende el ‘secretismo’ y forma de manejar su estado físico y futbolístico del cuerpo técnico y la misma Federación Colombiana de Fútbol. Siempre se dijo que estaba en recuperación y en condiciones de entrenar, pero desde que empezó la concentración en Bogotá hizo un trabajo con menor carga que el de sus compañeros, en Italia se ausentó de varas jornadas y partidos, que finalmente desencadenaron en verlo apenas durante un partido completo (contra Polonia) y algunos minutos sin estar al 100% (contra Japón y Senegal).

– Dependencia de James Rodríguez y poca construcción de juego:

La ya mencionada lesión de James dejó en los pies de Juan Fernando Quintero la responsabilidad de generar juego, pero cuando el jugador estuvo sin participación, sin espacios y se cansó, no hubo variantes.

Apenas lo pelotazos a Falcao y Cuadrado, los centros para Yerry Mina y Davinson Sánchez, y los centros de Johan Mojica se vieron como alguna oportunidad de pisar el área rival, pero siempre sin claridad ni profundidad.

– Pocos goles de los delanteros:

Esa misma falta de juego en el medio campo y poca producción ofensiva llevó a que se hubieran marcado 5 goles; 1 fue de un delantero (Falcao García), 1 de un volante externo (Juan Guillermo Cuadrado) y 3 fueran de un defensa (Yerry Mina).

– Más alejados que nunca:

Aunque el ‘proceso Pékerman’ siempre tuvo la característica de estar alejado y manejando una lejanía evidente de la prensa y del público, para el Mundial Rusia 2018 fue al extremo. El DT solo habló en ruedas de prensa oficiales, ninguno de los asistentes habló en todo este tiempo, los jugadores apenas atendían 10 minutos en los días previos al Mundial y nunca se tuvieron comunicados de prensa confirmando los tiempo de recuperación de los jugadores lesionados.

Además, James Rodríguez nunca dio una rueda de prensa como la mayoría de sus compañeros, siendo él uno de los referentes y quien despertaba mayor interés por su lesión, apenas habló al final de los encuentros en los cuales jugó y el máximo contacto fue por medio de sus redes sociales.


Pero insistimos que lo malo de la selección Colombia en el Mundial Rusia 2018 no debe ser para destruir, solo para cambiar y construir de cara a seguir por esta senda.

Por Miguel Ruiz Morales – @MigueRuiZ
Subeditor ComuTricolor.com

>>Más novedades del fútbol Mundial en ComuTricolor<<

¡Siempre hay que mirar hacia adelante y destacar lo bueno!¿Está de acuerdo con esto?

Posted by Comutricolor on Tuesday, July 3, 2018