"Hemos vivido un infierno en Brasil”: FIFA

El sueño de Brasil y la FIFA se realizar el mejor Mundial de fútbol de la historia ha tenido varios tragos amargos por la difícil organización que ha tenido que lidiar la FIFA con el país Sudamericano, que tiene varios problemas internos, especialmente sociales, que no han dejado desarrollar con tranquilidad el evento deportivo más importante a nivel mundial.


Brasil prácticamente construyo 12 estadios modernos y de ultima tecnología para acoger el Mundial y dejar muy en alto el nombre del país cosa que no ha sido nada fácil, gracias a la ola de críticas no solo de la FIFA, sino de los propios brasileños debido a los 11.000 millones de dólares que costará el torneo del dinero público.

"Hemos vivido un infierno en Brasil", confesó la semana pasada el secretario general de la FIFA, Jerome Valcke. Algunos políticos se oponen a la Copa, y la FIFA ha tenido que negociar con tres niveles de gobierno (federal, estatal, municipal), explicó. Además, en 2012 hubo elecciones y muchos interlocutores cambiaron.

Hasta el momento se han entregado casi todos los estadios de la Copa del Mundo, pero aun faltan por terminar cuatro -el inaugural de Sao Paulo, Curitiba, Cuiabá y Porto Alegre- siguen en obras a casi un mes del inicio oficial, el 12 de junio.

Muchas protestas anti-Copa ya se organizan en varias ciudades sede del Mundial, y pueden degenerar en violencia como en junio pasado, cuando más de un millón de brasileños protagonizaron una revuelta social durante la Copa Confederaciones que tomó al país y al mundo por sorpresa.

A esto se suma un reciente recrudecimiento de la violencia en Rio de Janeiro, donde se jugarán siete partidos de la Copa, incluida la final.

El gobierno ha prometido que movilizará un récord de 170.000 policías, militares y agentes privados durante el torneo.

Con información de elespectador.com