FIFA abre investigación contra México por cantos homofóbicos en el Mundial

El organismo rector del fútbol mundial señaló que "se abrió un expediente disciplinario contra México por la conducta inadecuada de sus espectadores" en los encuentros el pasado viernes y el martes en partidos con Camerún y Brasil respectivamente.


Gritos que fueron escuchados en la transmisión de televisión durante el partido durante ambos encuentros de la selección mexicana durante el Mundial de Brasil 2014, por parte de sus aficionados

Los hinchas mexicanos tienen por costumbre insultar a los porteros cuando hacen tiros de meta, algo que algunos grupos defensores de los derechos de los homosexuales consideran homofóbico.

La portavoz de la FIFA Delia Fischer, fue contactada por FARE, una organización no gubernamental que lucha contra toda forma de discriminación en el futbol, tras el partido entre México y Camerún el 13 de junio en Natal.

"Es el único procedimiento de este tipo que ha sido abierto, y como está en marcha, no podemos hacer otros comentarios", indicó Fischer, según el reporte de AFP.

La Federación Mexicana de Futbol informó que recibió hace tres días una carta de FIFA en la cual se le solicita una explicación por los gritos de "¡Puto!" de la afición mexicana.
En los partidos de futbol de la LigaMX es común el grito de "¡eeeh puto!" cuando despeja el portero del equipo rival.

El 'ritual' comienza cuando el balón sale por la línea final del campo y lo toma el portero, los aficionados levantan los brazos, agitan las manos y preparan la garganta para gritar en cuanto el jugador del equipo rival despeje el balón. En ese momento se consuma el grito que enseguida provoca risas.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, y la mandataria brasileña Dilma Rousseff prometieron utilizar el Mundial como un vehículo para combatir el racismo y la discriminación.

Fare, un grupo europeo que supervisa el comportamiento de los hinchas en los estadios, también alertó a la FIFA sobre el despliegue de pancartas con mensajes de ultraderecha por parte de hinchas de Croacia y Rusia.

La FIFA indicó que hasta el jueves por la mañana se había iniciado sólo un caso disciplinario.