Estalla nuevo escándalo por elección de Qatar como sede del mundial 2022

Jack Warner, exvicepresidente de FIFA y a quien la Oficina Federal de Investigación estadounidense (FBI por sus siglas en inglés) investigaría, es acusado de haber recibido dos millones de dólares provenientes de una empresa qatarí relacionada con financiar parte del proyecto de la Copa del Mundo del 2022.

De acuerdo con The Telegraph, el trinitario recibió 1.2 millones de dólares de parte de una compañía apenas dos semanas después de que se oficializara al país asiático como sede de la justa. La firma pertenecería a Mohamed Bin Hammam, otrora funcionario del máximo organismo del balompié mundial y que fuese suspendido de por vida en 2012.

Inclusive la fuente citada va más allá al asegurar que "también a los hijos de Warner les dieron su parte correspondiente (750 mil billetes verdes)", y otros 400 mil a uno de sus empleados, según documentos que dicen tener.INLINE

El FBI abrió expediente a Jack gracias a la ayuda del hijo mayor de este último, quien proporciona información en calidad de testigo. Conforme con el diario inglés, los pagos iban destinados a cubrir "gastos legales y de otro tipo".

El órgano gubernamental norteamericano habría comenzado su pesquisa debido a que un banco de Islas Caimán rechazó el involucrase en la transacción porque dudaba de su legalidad, por lo que el depósito se efectuó a través de un banco de Nueva York.

Fuente: www.foxdeportes.com