Win Sports no llegó a un acuerdo con Claro, Une y Movistar

Este miércoles en horas se cayó la negociación entre Claro, Une y Movistar con Win Sports, las cuales tenían como objetivos que los tres cable-operadores del pudieran transmitir el fútbol colombiano. Noticia con información exclusiva de ComuTricolor.com

Introducción
Los derechos de televisión del fútbol colombiano fueron adquiridos desde el año 2012 por el canal deportivo Win Sports de DirecTV, algo que dejó al 80% de los cable-usuarios en el país sin poder ver el balompié nacional. El porcentaje citado corresponde a los 3.8 millones de suscriptores que tienen Claro, Une y Movistar.

En aquel entonces, las tres poderosas empresas de cable no estuvieron de acuerdo que el modelo de cobro por suscriptor que pedía Win Sports para adquirir su canal era un absurdo, ya que a 2400 pesos por suscriptor, el FPC les saldría valiendo más de nueve mil millones de pesos. Ligas como la italiana, inglesa, española y alemana, entre muchísimos otros eventos deportivos, les salía más barato a través de los distintos canales de ESPN y Fox Sports.

Otra de las trabas que hubo en aquel 2012 fue el hecho de que a Claro, Une y Movistar no les interesaba tener un canal de DirecTV y mucho menos sus respectivos programas; simplemente querían poder transmitir los partidos, con su propia producción y talentos periodísticos. Win Sports no aceptó porque su interés era evitar la competencia e impulsar su recién estrenado proyecto.

Los tres cable-operadores hasta el día de hoy siempre han negociado los derechos del FPC en conjunto, y la razón es sencilla; el modelo de cable por suscriptor tiene en muy mala situación económica a Win Sports y si uno sólo cede, el canal podría no necesitar de los otros dos. A Win le es difícil subsistir cuando no tienen acceso a casi 4 millones de usuarios que tenían dentro de sus cuentas iniciales.

Estos temas jamás fueron conocidos a la luz pública porque Mauricio Correa, presidente de Win Sports, se encargó de contratar a los periodistas más reconocidos del país y así crearles un conflicto de intereses. Inclusive muchos de ellos tocaron a las puertas del canal buscando reaparecer en televisión, algo que realmente querían cuando antes criticaban al mismo Correa detrás de un micrófono.

Negociaciones en 2015
A inicios de año llegó a la presidencia de Une el señor Esteban Iriarte, de excelentes relaciones con los ejecutivos de DirecTV, lo que hizo viable un nuevo intento de acuerdo para tener derechos sobre el fútbol colombiano. Como siempre, Claro y Movistar se unieron a la mesa de diálogo, buscando así mantener una postura firme.

Esta vez la negociación se hizo directamente con la Comisión de Televisión de Dimayor y se llegó a un acuerdo de palabra antes del inicio de la Copa América; 1000 millones de pesos mensuales por 5 años. Fue por eso que algunos usuarios pudieron ver una señal de prueba de Win Sports entre finales de junio e inicios de julio.

La situación económica de Win era mala en abril del 2014 (por eso surgió Win Sports Online), pero tuvo un salvavidas con el Mundial y la gran cantidad de nuevos usuarios que llegaron a DirecTV. Luego de que estos clientes cumplieran el año de contrato y se retiraran, como es habitual, nuevamente empeoró el tema para el canal que patrocina la Organización Ardila Lulle.

El trato entre Claro, Une y Movistar con Dimayor era claro; la señal únicamente iría para los usuarios con paquetes Premium (los de televisión digital, el más caro). Esto no le gustó a altos ejecutivos de RCN, quienes negociaron en nombre de Win Sports; o la señal llegaba a todos los usuarios o a ninguno.

Win inclusive llegó a ceder en varios aspectos que eran impensados en 2012, ya que le permitiría a los 3 cable-operadores el tener su producción y talento propio, dejando vía libre para que le montaran una competencia a su canal, e inclusive redujo a casi la mitad el cobro por suscriptor. Las empresas de cable fueron inflexibles; querían que el fútbol únicamente se vieran en sus paquetes Premium

A pesar de que estuvieron reunidos hasta altas horas, el miércoles en la noche se cayó todo; la diferencia para que cada usuario tuviese acceso a las competencias de Dimayor llegó a ser menor a 350 pesos por suscriptor, algo suficiente para que no siguieran intentando llegar a un acuerdo. Así el fútbol colombiano seguirá sin ser visto por el 80% de cable-usuarios en Colombia.

La grave consecuencia que podría haber en el futuro
Desde hace un año Claro interpuso una demanda a Dimayor por 20 mil millones de pesos, ya que entienden que fue violado su derecho a tener la primera opción para negociar los derechos del FPC cuando terminó el acuerdo inicial en 2011. Esto sucedió cuando el ente organizador del fútbol nacional le otorgó las transmisiones a Win Sports por 10 años (2012-2022)

En Dimayor la preocupación es máxima, ya que la resolución de la demanda está muy próxima; en caso de perder, los 20 mil millones le serían descontados a los clubes, quienes quedarían con un déficit bastante importante. Todo esto pudo haber sido subsanado si se firmaba el acuerdo de palabra al que habían llegado hace casi un mes.