Top 7: "cracks" argentinos en torneos cortos del fútbol colombiano

Compartimos el especial de futbolred con los futbolistas del país del sur del continente que dejaron huella y brillaron como estrellas.


El siguiente top 7 es un reconocimiento a estos argentinos que brillaron, y aún lo hacen en un fútbol que, como el colombiano, está ávido de espectáculo y de logros.

1. Sergio Galván Rey
Este tucumano, ya exfutbolista, es el máximo goleador en la historia de nuestro balompié, con 224 anotaciones, que logró con cuatro equipos: Once Caldas, Nacional, América y Santa Fe.

Galván Rey, que se nacionalizó colombiano, se cansó romper redes por estas latitudes. Además de ser el número uno en cuanto a goles, tiene en sus vitrinas más de un trofeo. Con el cuadro ‘albo’ fue campeón del Apertura 2003 y formó parte de la nómina que hizo vibrar a Manizales y a Colombia con la conquista de la Copa Libertadores, en el año 2004, aunque estuvo ausente en las instancias decisivas del torneo al ser traspasado al fútbol de la MLS en Estados Unidos.

El 'Rey Midas del gol’ también entró en los libros de historia de Nacional. Con el equipo 'verdolaga' tiene un bicampeonato, el del año 2007. Precisamente, en el primero de esos títulos, el del Apertura, Sergio Alejandro fue el máximo artillero con 13 tantos.

Galván también tiene otros registros importantes en canchas colombianas. Es el delantero extranjero con más partidos disputados, con 547. También es el que más goles marcó para Once Caldas en la Copa Libertadores, con 11, en las ediciones de 1999, 2002 y 2004. Por último, es el único jugador que ha marcado cinco goles en un mismo partido, en tres oportunidades: el 12 de enero de 1997 al Cúcuta, el 28 de abril de 1999 al América -ambas con Once Caldas- y el 21 de mayo de 2006 de nuevo a América, pero con Nacional.

Pasarán años décadas, o quizás nunca, para que un futbolista supere la marca de goles de Galván en Colombia.

2. Omar Pérez
Es el ’10’ del momento en el fútbol colombiano, el ‘crack’ argentino que aún juega y deleita con su magia a la afición de Santa Fe. De sus pies han salido pases precisos, tiros libros mortales y remates que terminaron en celebraciones, para que los 'cardenales' terminaran con la sequía liguera y volvieran a gritar campeón después de 36 años.

El volante nacido en Santiago del Estero ha vestido varias camisetas en Colombia. Aterrizó en Barranquilla en el año 2004 para ponerse la de Junior y le bastó poco para comenzar a dejar su impronta. El cuadro ‘tiburón’ logró el título del Finalización. Después fue a Real Cartagena, donde brilló casi solitario, porque el equipo no rindió como se esperaba y se fue al descenso. Luego pasó al Medellín, equipo con el que estuvo a punto de tocar la gloria, pero en el camino de ‘el pelado’ y de los antioqueños, se atravesó el América, que ganó la final del segundo semestre de 2008.

En el 2009 llegó a la que ha sido su casa por los últimos cinco años: Santa Fe. El equipo albirrojo apostó por el creativo que, cada vez que salta a la cancha, refrenda ese voto de confianza con el fútbol que pone a disposición de los ‘albirrojos’.

El exBoca Juniors no solo los crea y los pone, también los hace. A sus 32 años, Pérez completó 53 tantos con la camiseta ‘cardenal’, con la que conquistó tres trofeos: la Superliga 2013, la Liga Postobón 2012-I y la Copa Postobón 2009. Es uno de esos jugadores distintos, de los que están en vía de extinción.

3. Miguel Caneo
No jugó en uno de los denominados grandes. El actual volante de Quilmes de Argentina pasó por nuestro país y dejó una huella indeleble en un club que no tiene ni 15 años de existencia, el Boyacá Chicó, que se dio el gusto de tener en sus filas a quien inició su carrera en Boca Juniors. De la mano de Caneo, los ‘ajedrezados’ se metieron en la rica historia del fútbol colombiano.

El jugador de 29 años fue uno de los goleadores del torneo Apertura 2008 junto a Iván la ‘Champeta’ Velásquez, con 13 tantos. Esas anotaciones fueron gran parte del aporte que puso el argentino para que el club de Tunja lograra bordarle al escudo su hasta ahora única estrella, precisamente en ese semestre.

El ‘chino’, como algunas personas lo apodan, hoy también brilla en un equipo modesto de su país, con el que logró el ascenso en el 2012. Miguel Caneo es uno de esos que poco se ven en Colombia, con una excelente pegada, gol y letal cambio de ritmo.

4. Gastón Pezzuti
Llegó a uno de los grandes de Colombia como Atlético Nacional, pero lo hizo con poco 'bombo'. Se fue por la puerta grande y con varios títulos en sus hombros. El arquero que debutó en 1997, arribó al 'verde' de Antioquia a mediados de 2009 y poco a poco se convirtió en uno de los referentes del equipo.

Durante tres años, el guardameta bonaerense defendió el arco del club antioqueño con sus voladas, sus grandes reflejos y su liderazgo, que le significaron ser el capitán en más de un partido. Su momento cumbre fue el partido de vuelta de la final del torneo Apertura 2011 contra La Equidad. Su actuación fue vital para que el conjunto paisa ganara 3-2 en la definición desde los penaltis y le sumara la decimoprimera estrella a su escudo.

Ese, sin embargo, no fue el único logro de Gastón con Nacional. También fue campeón de la Superliga 2012 y de la Copa Postobón 2012. Sus atajadas, que hoy las disfrutan los aficionados de Rosario Central, quedaron grabadas en la memoria del hincha ‘verdolaga’.

5. Hugo Morales
Este volante argentino también brilló con Atlético Nacional. Sus pases majestuosos y su excelsa manera de pegarle a la pelota pasaron por los estadios de Colombia con el cuadro 'verdolaga' y también con Millonarios, pero fue con los paisas con quienes marcó su impronta.

Llegó al conjunto antioqueño en el segundo semestre de 2004 y un torneo después tuvo el privilegio de gritar campeón. En ese torneo (Apertura-2005) jugó 22 partidos y anotó cinco dianas. Para el finalización 2006, pasó a Millonarios, pero en el equipo ‘embajador’ no tuvo continuidad, estuvo apenas seis meses, pero su condición de ‘crack’ nunca se perdió. Se retiró en el 2008 con la camiseta de Talleres de Córdoba en su país.

6. Juan Manuel Martínez
Este delantero no hizo parte del Cúcuta campeón del Finalización-2006, aunque sí lo hizo con el equipo ‘motilón’ que disputó la Copa Libertadores de 2007, cuando se robó las miradas por su habilidad y rapidez con la pelota en los pies.

El 'Burrito’ fue vital para que los de la frontera lograran avanzar de manera histórica hasta las semifinales de aquella edición del torneo continental. El 'doblemente glorioso’ llegó hasta semifinales de la Copa, instancia en la que fue eliminado en ese recordado partido que se disputó bajó la niebla frente a Boca Juniors en la mítica Bombonera.

Esas presentaciones en Libertadores fueron la confirmación de que Martínez es un jugador distinto, un delantero que siempre pone en aprietos a la zaga contraria. Los hinchas del Cúcuta llevaran siempre en su memoria los tres goles que le anotó al Toluca en el estadio General Santander, por octavos de final de la Copa. Hoy, su desequilibrio y esfuerzo en cada partido los disfruta, precisamente, Boca Juniors.

7. Gabriel Fernández
Fue resistido por varios y admirado por muchos, pero las condiciones del ‘Gabi’ eran innegables, las mismas que lo llevaron a jugar en cuatro clubes de renombre en Colombia y a marcar varios golazos con su zurda fina en el toque corto y letal en la media distancia y los tiros libres.

Fernández puso sus habilitaciones precisas y su pegada al servicio de Millonarios, primer club con el que jugó en nuestro país, desde el Apertura-2005. Luego vistió los uniformes de Junior, Real Cartagena, América y Deportivo Cali, en el que se retiró en el primer semestre de 2012. No consiguió títulos con ninguno, pero sus condiciones de ‘crack’ lo hicieron merecedor de figurar en este Top 7.

Fuente. Diego Loaiza Gómez | Periodista Futbolred.com