Toledo dice ser inocente y está dispuesto a entregarse

Alias ‘Toledo’ (señalado como el asesino del sargento Pedro Contreras, quien defendía a su hijo, que portaba una camiseta de Santa Fe) ha manifestado a través de su abogado y de su padre su supuesta voluntad de entregarse. Sin embargo, hasta la noche del domingo no había noticia de su paradero. De él se sabe que vive en el barrio Santa Cecilia (Engativá), que hace parte de una barra de hinchas de Millonarios conocida como ‘los Pichos’ y que también está siendo investigado por el homicidio de Sebastián Rodríguez, un hincha de Santa Fe al que le propinaron 18 puñaladas en el barrio las Ferias en el 2010, por llevar la camiseta del equipo ‘cardenal’. El padre de ‘Toledo’, que fue compañero en el Ejército del sargento Contreras, insiste en que su hijo no fue el asesino y que ha sido amenazado por hinchas de Santa Fe.

La Fiscalía emitió cinco órdenes de captura a los presuntos responsables de la muerte de Contreras.

Familias y amigos despiden a víctimas

El miercoles se realizó el sepelio de Carlos Andrés Medellín, el hincha de Nacional asesinado el pasado lunes por seguidores de Millonarios en la estación Ricaurte de TransMilenio.

En una funeraria del sur de la ciudad, Rosendo Medellín, padre del muchacho, pidió una vez más a las autoridades que capturen a los autores de la muerte de Carlos Andrés. “No quiero enterrar a otro hijo por una causa tan absurda”, dijo Rosendo, refiriéndose a otro miembro de su familia que es seguidor de Millonarios. Por otra parte, para hoy están previstas las exequias de Carlos Javier Rodríguez, de 22 años, el hincha de Nacional que también fue asesinado el lunes, pero en el barrio La Cañiza de Suba. Su familia pide celeridad en la captura del homicida.

En Bucaramanga, libres cuatro agresores

Dos adolescentes de 17 años y dos adultos, de 18 y 19, fueron capturados por la Policía de Bucaramanga luego de que atacaron con armas blancas a dos hinchas del Medellín en Lebrija (Santander). Las víctimas, que viajaban de Cúcuta a Medellín, esperaban en la tarde del pasado lunes un bus a un costado de la carretera cuando fueron interceptados por los jóvenes que vestían camisetas del Bucaramanga, equipo que juega en el torneo de ascenso. Según la Policía, los autores fueron puestos a disposición de la Fiscalía, pero un juez ordenó la libertad de todos porque las lesiones personales son excarcelables. Los heridos están fuera de peligro.

 

 

Fuente: eltiempo.com