Así busca contrarrestar el fútbol colombiano al superclásico español

La facilidad de ver fútbol internacional se ha convertido en un dolor de cabeza para los clubes del fútbol colombiano, quienes constantemente se ven en desventaja para competir contra partidos de élite mundial que están al alcance del control remoto y totalmente gratis. Este domingo se disputará el superclásico español y así busca contrarrestarlo el balompié 'Tricolor'.

Win Sports, canal que tiene los derechos de 9 sobre 10 compromisos que se disputan cada fin de semana en la Liga Águila, ha buscado la forma de combatir el encuentro entre Real Madrid y Barcelona de una forma particular. A sabiendas que en España el juego iniciará a las 3 de la tarde (hora colombiana), han decidido ubicar su mejor partido (Junior vs Millonarios) en el horario de 3:15pm; normalmente solía ubicar un enfrentamiento poco atractivo resignando audiencia.

Esto ha causado cierto enojo en los hinchas del cuadro 'Embajador', no sólo porque su equipo deberá jugar en Barranquilla cuando la temperatura es más alta, sino porque además la gran mayoría se sienten plenamente identificados con el cuadro 'Merengue'. Para colmo, muchos fanáticos 'Rojiblancos' han manifestado no ir al estadio para poder ver lo que sucederá en Camp Nou, algo que ha hecho que el mismo Carlos 'El Pibe' Valderrama motive a los seguidores 'Tiburones' a asistir al Metropolitano.

Por su parte, el canal RCN eligió el clásico de verdes entre el Deportivo Cali y Nacional, club que marca la audiencia más alta en el país, y decidió ubicarlo justo después del encuentro entre Messi y 'CR7'; así busca robar algo de rating de toda la atención que reciben los análisis y resúmenes post-partido, la cual es también muy alta.

Como si fuese poco, el cuadro 'Azucarero', a sabiendas de los excesivos problemas de movilidad que hay para llegar al estadio de Palmaseca, pensaba poner pantallas gigantes en su estadio con la imagen del duelo que paralizará al mundo; de esta forma buscaban que los hinchas llegaran temprano en lugar de quedarse en sus hogares y no asistir al enfrentamiento en Palmira. La idea tuvo que ser desechada porque la Liga BBVA, dueña de los derechos del encuentro, no les otorgó el permiso a la dirigencia del cuadro vallecaucano.

Así pues, una nueva guerra entre fútbol colombiano y balompié internacional tendrá lugar. Los dos estadios con mayor capacidad del país, con cuatro de los equipos de mayor hinchada, tratará de ganar al menos una batalla contra el superclásico, no sólo de España, sino del mundo.