Diez grandes anécdotas de futbolistas colombianos

'Pibe' Valderrama, 'Tren' Valencia, 'Tino' Asprilla y Jhon Viáfara, entre otros, las protagonizan.

El mundo del fútbol está lleno de anécdotas e historias que viven los protagonistas en ese mundo interior y privado de las concentraciones y los viajes, que solo ellos conocen y que casi nunca salen a la luz pública.

Es por ello que FUTBOLRED quiere que estos episodios, que son íntimos, simpáticos, llenos de picardía y humor puramente colombiano, vean la luz, pues han sido situaciones muy divertidas, particulares y hasta geniales de los futbolistas de nuestro país, que reflejan, sin duda, la idiosincrasia de los nacidos en la tierra del café, las flores y las arepas.

Lean, diviértanse y colecciónenlas, están imperdibles.

1. El Pibe' y su pinta con las medias abajo



A finales de los años 80, cuando ya emergía como la principal figura del fútbol colombiano en el ámbito internacional, Carlos el 'Pibe' Valderrama jugaba con las medias abajo, entre otras cosas porque todavía la Fifa no obligaba en la reglamentación a usar tobilleras. Jugar así era uno de los distintivos del astro samario.

Por lo tanto, en una entrevista en la que le preguntaron de lo humano y lo divino, le dijeron que cuál era el motivo para jugar con las medias abajo . El ‘10’ de la Selección Colombia, con gran lucidez, como lo hacía en sus mejores tiempos con el balón, contestó: “Ajá, porque soy un jugador de clase media baja”.

2. Jimmy Arango y la máquina de gaseosas

El volante antioqueño de Atlético Nacional y la Selección Colombia en los años 80, Jimmy Arango, es protagonista de una de las más divertidas anécdotas de futbolistas colombianos. Cuenta Luis Fernando ‘Chonto’ Herrera que una vez en Miami con la Selección Colombia, antes de un partido amistoso, había una máquina nueva de gaseosas en el hotel donde estaba hospedado el equipo.

“Tocaba meterle cuatro monedas de 25 centavos a la máquina, entonces Arango le metió las monedas y vio que en la parte de arriba decía ‘DIME’ (palabra en inglés que significa moneda de diez centavos), ante lo cual se acercó y le dijo a la máquina: "Quiero una Coca-Cola" (risas)… Él me pidió que no le contara a nadie”, relata 'Chonto'.

3. Las gaviotas que parecían ‘chulos monos’

Esta anécdota es protagonizada también por Jimmy Arango. Alguna vez, probablemente en la misma ocasión de la máquina de gaseosas, la Selección Colombia volaba hacia Miami. Cuando el avión iba a aterrizar, Alexis García recuerda que Arango, su compañero de fila, vio que varias gaviotas salieron a volar cuando la aeronave se acercaba a tierra, y entonces le dijo. “Ve, ‘Alesis’, acá en Estados Unidos hasta los chulos son monos’.

4. La venda del 'Tren' Valencia

Adolfo el ‘Tren Valencia, el rápido y potente delantero que brilló con Independiente Santa Fe y la Selección Colombia, tenía algunos apuntes cómicos y muy colombianos, podrían decir algunos. El mismo ‘Chonto’ Herrera cuenta que en los momentos previos a un partido, el ‘Tren’ le decía al utilero, con una lógica muy particular, “Pásame una venda izquierda”.

5. La buseta que cogía el 'Tren' en Bogotá

Poco tiempo después de haber llegado a Bogotá de su natal Buenaventura, y en el comienzo de su auge porque empezaba a convertir goles con Independiente Santa Fe, a Adolfo el 'Tren' Valencia le hicieron una entrevista radial en la que le preguntaron cómo era su día a día en la capital. ‘El Tren’ comentó que debía tomar una buseta para ir de su casa a los entrenamientos y viceversa. Inmediatamente, los periodistas le preguntaron: ¿y cuál toma para ir a su casa? ante lo que el jugador, en medio de su inocencia e ignorancia con los números romanos, contestó: "Yo tomo la que dice Pablo VI" (del verbo ver). Se refería al tradicional barrio de Bogotá Pablo Sexto (VI en números romanos).

6. “Mirá la carita que tengo”

En la Copa América de Ecuador 1993 comenzó la gran rivalidad entre las selecciones de Colombia y Argentina, que culminaría con el famoso 5-0 de las eliminatorias al mundial de Estados Unidos-94. Hernan Darío ‘Bolillo’ Gómez, en ese entonces asistente técnico de Francisco Maturana, recuerda que la tarde en la que Colombia quedó afuera en la semifinal frente Argentina, desde los 12 pasos, estaban entrando los jugadores al camerino y “Luis Fernando 'Chonto’ Herrera venía peleando con Fernando Redondo. Entonces el volante argentino le dijo: ‘Y vos qué hablás, enano, si yo gano diez veces más que vos’. Y ‘El Tino’, que venía ahí cerca, lo oyó y le dijo duro y para bravearlo: ‘Si yo ganó más que vos en Italia, maricón’. Y Redondo, ya más simpático, le respondió: ‘Sí, puede ser. Pero mirá la carita que tengo, hijo de puta’.

7. Léider en su presentación en el Racing de Santander

En el verano de 1998, Léider Preciado fue presentado como uno de los estelares refuerzos del equipo español Racing de Santander. El día en que lo presentaron, el presidente de la institución, emocionado con el nuevo fichaje, soltó una frase típica de ese país ibérico y en plena conferencia de prensa dijo: “¡Venga, tío!”. Preciado, inocente, se acercó junto al dirigente, con timidez, creyendo que lo llamaba a él.

8. ¡Péguenles a esos h.p. también!

Cuenta Hernán Darío 'Bolillo' Gómez que en una gira con la Selección Colombia por Europa, en 1988, "los escoceses empezaron a dar zapato y 'Pacho' (Francisco Maturana) les decía a los muchachos, "no se dejen desesperar. Toquen, toquen". Cuando yo vi que nos estaban matando a patadas, me salí de la ropa y grité: "Leonel, pégales a esos hijueputas también". Y 'Pacho' "No, 'Bolillo', vamos a tocar". Yo me emputé y volví a gritar más duro "A pegar, hijueputas". Y él: "Que no". Entonces me paré del banco y me fui a sentar a otras butacas.Cuando me dí cuenta, estaba sentado en el banco de los escoceses.

9. "¡No lo vaya a echar, señor juez!"

"En el minuto 86 del histórico partido en que la Selección Colombia goleó 5-0 a la de Argentina, en las eliminatorias al mundial de Estados Unidos 94, Diego Simeone, volante argentino, fue a disputar un balón dividido con el 'Tren’ Valencia y malintencionado, descargó un codazo de roja directa. El colombiano cayó con la boca ensangrentada. Le había roto el labio inferior y, aún cuando Luis Carlos Perea y Wilson Pérez se fueron a apretar al árbitro, ‘Barrabás’ Gómez, viejo zorro, se fue a hablarle al oído al juez y le soltó una anécdota histórica: “No lo vaya a echar, señor juez. No lo vaya a sacar del partido porque después dicen que les ganamos porque tenían solo diez. No nos vaya a hacer eso”. A lo que el uruguayo Ernesto Filippi, tal vez con la celeste puesta, tal vez en nombre de todos los suramericanos que han padecido la arrogancia argentina, respondió como si fuera un juego de barrio: “No lo echo, está bien, pero háganle otro gol a esos hijos de puta”.

10. La cagada de Viáfara

El 23 de junio de 2004, en el partido de ida de la final de la Copa Libertadores entre Once Caldas y Boca Juniors de Argentina, en La Bombonera, el colombiano Jhon Viáfaraliteralmente se cagó cuando iban alrededor de cinco minutos de juego. ¿Mal de estómago, nervios, estrés o todas las anteriores? Nunca se sabrá, pero lo que sí es que el volante le pidió cambio al técnico Luis Fernando Montoya, quien no se lo aceptó. El defensa argentino Rolando Schiavi les gritaba a sus compañeros que no se le acercaran a Viáfara, porque olía muy mal. Viáfara, insistentemente, pedía bolsas de agua y se las regaba en la espalda, para tratar de disimular el olor. Solo en el entretiempo pudo bañarse y cambiarse el uniforme del equipo blanco, que para fortuna suya, ese día fue negro.

 

Fuente: Futbolred.com