Beneficios para el fútbol Colombiano por clasificar al Mundial

Los pros que ha tenido el balompié no han sido proporcionales con una clasificación a un Mundial.

Existe la creencia extendida de que el fútbol colombiano en general se beneficia con la clasificación a un mundial. Se cree que los aficionados, eufóricos, van más a los partidos de la liga local, que se incrementa el consumo interno de balompié, que los jugadores tendrán más salida al exterior y que el nivel del campeonato aumenta, y, así, el de los equipos y las ligas y torneos.


Se cae de su peso que es mejor ir al Mundial de Fútbol que quedar eliminado. Una obviedad demoledora. Pero ya con la clasificación de la Selección Colombia a la Copa del Mundo hay ganadores directos.

Uno, y por encima de todos, la Federación Colombiana (Colfútbol), única, natural e inmediata responsable del equipo nacional. Gana en plata (basta ver que empezaron con un patrocinador y ya tienen un grupo de firmas asociadas), puede obtener más y mejores contratos para próximos partidos; agregar nuevos sectores de firmas del comercio y la industria para ser vehículo publicitario y mejorar futuros contratos con, por ejemplo, los dueños de la señal del TV y la ropa deportiva.

Además, la Fifa lo reconoce en metálico: en Sudáfrica-2010 los participantes recibieron un millón de dólares y 50 tiquetes en clase ejecutiva para desplazamiento y hospedaje. Y por jugar la primera ronda, 8 millones más.

Políticamente –asunto fundamental– gana crédito la administración del presidente Luis Bedoya, quien el próximo año debe someterse a elecciones internas y que con las cuentas llenas en los bancos y con el equipo en el Mundial, buscaría la continuidad.

Ganan los integrantes del equipo, desde el director técnico y sus ayudantes (un millonario premio por lograr el objetivo; extraoficialmente, se habla de una cifra cercana a dos millones de dólares) hasta el utilero, pasando por los jugadores. Los futbolistas recibirán, también según fuentes no oficiales, 4 millones de dólares que se repartirán de acuerdo con su número de convocatorias.

Además de prestigio, el valor en el mercado de transferencias aumenta, como sus expectativas de mejorar futuros contratos.

Sin embargo, eso de que el fútbol interno se beneficia con la clasificación al Mundial es bien relativo.

En los últimos 15 años, con tres eliminaciones seguidas de las Copas del Mundo, se registraron las más numerosas y costosas transferencias de jugadores en el mercado internacional. Como nunca, hay más futbolistas colombianos en el exterior. Cifras extraoficiales hablan de hasta 1.200 en torneos profesionales y aficionados.

En ese lapso, el balompié profesional (Dimayor) firmó los más gruesos e importantes negocios de derechos de televisión cerrada (primero con Telmex y luego con Directv), se crearon marcas como FPC y canales de TV como Win Sports y Versus, y abierta con RCN, y la oferta interna de fútbol creció por su dinámica propia.

Y las cifras más gordas de patrocinio del campeonato y la creación de nuevos torneos también patrocinados (todos de la mano de Postobón) no se dieron ni en los años 90, cuando Colombia fue a Italia-90, Estados Unidos-94 y Francia-98.

 

Analisis de eltiempo.com
Por Gabriel Meluk