Arnoldo Iguarán contó detalles de Gacha en Millonarios

Arnoldo Iguarán uno de los máximos ídolos de Millonarios en una extensa entrevista al diario El Heraldo, donde contó varios detales de su vida como futbolista.

Uno de los detalles que más llamó la atención sobre lo que dijo durante la entrevista fue sobre el ex-narcotraficante Gonzalo Gacha en la época que era accionista de Millonarios.

Iguarán aseguró que sus mejores años los paso en Millonarios donde fue campeón en dos oportunidades, "Duré once años y medio, dos títulos y tres o cuatro subtítulos".

El 'Guajiro', contó un poco sobre Gacha como lo veía en el estadio cuando era uno de los hombres más buscados del país, "Cuando lo estaban buscando, yo lo veía en el estadio. Yo decía: ¿a este ‘man’ no y que lo está buscando todo el mundo? En pleno estadio lo veía. Entraba. Yo decía: ¿entonces cómo es esto? Nosotros a veces íbamos a la finca de él, le gustaba mucho el fútbol, pero era más malo. Él mandaba una listica y decía: tráiganme estos jugadores a la finca. Íbamos como 10 y nos poníamos a jugar con él. Me aseguraba que el pase mío lo compró él. Ven al lado mío, me decía. Y yo era asustado. Uno veía a ‘manes’ (vigilando) por todos lados, montados en los árboles. Una vez íbamos entrando a Pacho (Cundinamarca), donde él vivía, y una señora tirada en el piso, toda mugrosa, parecía mendiga, pero cuando pasamos por ahí sacó un radio de comunicación y me imagino que dijo: ya pasaron"

También contó una anécdota como era cuando el 'capo' los llevaba a sus fincas a que jugaran partidos con él, "De Bogotá a Pacho son dos horas y media más o menos, pero una vez, para ir a su finca nos metieron por La Dorada (Caldas), fueron como cinco horas de viaje. En esos días la cosa estaba complicada. Otra de las cosas era que la comida que nos brindaban la preparaba la esposa de él, no dejaba que nadie le cocinara por miedo a que lo envenenaran. En Pacho tenía un pocotón de fincas. Un día llegamos a una y tenía un helicóptero nuevecito para 20 pasajeros. Nos dijo: vamos y damos una vuelta. Yo dije: no, después lo cogen desde abajo y lo tumban. Él me trataba muy bien a mí".

Sobre los premios que daba Gacha a los jugadores por ganar dijo, "Nosotros quedamos campeones en el 87. Nos dijo antes del título: si ustedes quedan campeones, los voy a invitar a una finca para que estén una semana allá y les voy a poner las viejas que ustedes quieran. Yo no fui porque ese día me vine para acá. Pero los que fueron me dijeron que la finca era hermosa y llevaron modelos. Había whisky y champagne Dom Perignon por todos lados. Se tiraban a la piscina, sacaban la cabeza y ahí estaba la botella. A esa fiesta fueron como diez, entre esos Prince, Pimentel, Piñeres. Fue una semana completica. Dicen que fue un espectáculo".