Alcaldía de Bogotá no permite jugarse amistoso entre Nacional y Vélez

La Alcaldía de Bogotá ha confirmado que el duelo amistoso que se tenia programado para el próximo 5 de julio en la Capital de la República entre el Atlético Nacional y Vélez Sarsfield de Argentina no se podrá llevar acabo en el Estadio El Campin.

El amistoso internacional no se podrá jugar en suelo capitalino por la disputa entre las barras de los diferentes equipos de la ciudad donde con antecedentes de anteriores encuentros se han presentado conflictos violentos, se ha preferido prevenir cualquier hecho que lamentar.

Además del amistoso, la hinchada del equipo verde residente en la capital, tenia previsto una marcha previa al encuentro algo que provoco malestar en las hinchadas de los equipos bogotanos que exigieron la cancelación del partido en la ciudad de Bogotá

Este es el comunicado oficial de la alcaldía:

La Administración Distrital, acerca de la petición para la realización de un partido de fútbol internacional en la ciudad, se permite informar:

1.- Bogotá Humana, la Policía Metropolitana, organismos del fútbol, las barras de la ciudad, en diferentes reuniones, han valorado la pertinencia de prestar el Estadio Nemesio Camacho, El Campín, para un partido internacional entre Atlético Nacional de Medellín y Vélez Sarsfield de Argentina, previsto para el próximo domingo 5 de julio.

2.- Estudiados las antecedentes de confrontaciones entre barras de diferentes equipos y los altos riesgos para la seguridad y la convivencia de los bogotanos, se determinó negar el préstamo de El Campín para dicho encuentro.

3.- De la misma manera, la Administración Distrital, que es respetuosa de la libre expresión de los ciudadanos, siempre y cuando no riña con la seguridad y la convivencia, no autoriza marcha alguna de hinchas de Bogotá o de otras ciudades, el día domingo 5 de julio del presente año, ni en los días precedentes.

4.- Bogotá Humana invita al señor Alcalde Medellín y los mandatarios de las ciudades con equipos de fútbol profesional, a las autoridades de ese deporte, a los presidentes de los clubes y a las barras futboleras, a un diálogo abierto que permita participar en ese deporte con fronteras abiertas para el libre y sano disfrute de los diferentes encuentros.