8 Clubes del fútbol colombiano se le 'rebelan' a la Dimayor

Según información publicada por el diario ‘El Tiempo’, “seis de los equipos con mayor tradición, historia y capacidad económica del futbol colombiano: Nacional, Millonarios, América, Cali, Junior y Medellín, más Tolima y Once Caldas, se unieron para pedir la redistribución de las ganancias por derechos de TV, establecer un voto ponderado en las asambleas de la Dimayor y crear una administración de junta directiva, entre otras propuestas”.

El grupo formado por estos clubes se hace llamar el ‘G-8’ y ha hecho sentir su inconformismo con la forma como se reparte el dinero entre los equipos ‘Clase A’, que son los que han estado más de tres años consecutivos en Primera División, completando 24 clubes.

Aunque el vocero oficial del grupo es el presidente del Cali, Álvaro Martínez, algunos de los otros dirigentes que hacen parte del ‘G-8’, comentaron sobre el tema, bajo la reserva de su nombre. “No puede ser que a un equipo como Nacional, por ejemplo, que hace una inversión millonaria anualmente, le corresponda lo mismo que a un equipo que no invierte. No nos satisface eso. Queremos que se reparta mejor la plata”, comentó uno de los directivos al medio colombiano.

Y aunque el grupo se creó con varios temas objetivo, la repartición de dineros parece ser el ojo del huracán y así lo quieren hacer saber los directivos. “Hace cinco años se dividió la plata de la TV y así quedó por asamblea. En ese entonces éramos 18 equipos ‘clase A’ y 18 ‘clase B’. Pero empezaron a subir equipos de la B a la A y a quedarse; y los de la A, a bajar a la B, pero no perdieron esa categoría. Hoy, el 80 por ciento se reparte no entre 18, sino entre 24. No queremos quitarles nada a los equipos chicos. No queremos que nadie disminuya su rentabilidad, sino buscar cómo mejorar los ingresos y que todos ganemos más”, comentó otro presidente bajo la reserva de identidad en declaraciones reproducidas por ‘El Tiempo’.

Además de esto, los miembros del ‘G-8’ buscan tener mayor poder de decisión, según comentaron otros dos directivos, pues aspiran a que el voto de los clubes de Primera División pese el 60% mientras que el de los de Segunda apenas el 40%.