La historia de Teo: "Sin dinero en el bolsillo, con River en el corazón"

Especial de Cancha Llena (Argentina) sobre la vida de Teófilo Gutiérrez, nuevo jugador de River Plate.

En 2009 coqueteó con el club de Núñez. Por entonces era Teo o Cristian Fabbiani. La historia es conocida en Núñez: llegó el Ogro, quien pasó rápidamente al olvido por los hinchas millonarios. La carrera del colombiano pasó por Turquía, Racing, Lanús y otra vez su tierra natal, para desembarcar en el River de Ramón.


"Nací en La Chinita, un barrio humilde de Barranquilla. Era muy complicado vivir allá, las personas tenían miedo, los taxis no entraban", contó alguna vez Teo sobre su infancia. Aquel barrio estaba dominado por pandillas y las balas eran cosa de todos los días.

Impulsado por su padre, Teo tuvo otro futuro gracias a la pelota. "El fútbol me sacó de una guerra", contó tiempo atrás el nueve colombiano. Segundo de siete hermanos. Gracias a él su familia pudo salir de allí en 2009, cuando cumplió una promesa a su madre, quien lloraba de la impotencia de no poder pagar el alquiler. "Quedate tranquila, cuando sea futbolista te voy a regalar una casa", cuentan que le prometió. Y cumplió. Se hizo profesional y hace cuatro años sacó a su madre y hermanos de La Chinita.

Son 123 los goles que Teo marcó en toda su carrera. Tras jugar en Segunda División con Barranquilla, anotó el primer tanto en Primera en el 2007 para Junior. Aquel gol se lo dedicó a John Gabriel Padilla, su amigo, integrante de una de las pandillas de La Chinita. Fue uno de los que lo impulsó a Teo a elegir el fútbol, junto a su padre, y aquella dedicatoria venía con algo especial: su amigo había muerto en un tiroteo días antes.

Un hincha de River desde chico
En su dura infancia, el fútbol siempre estuvo y Teo, impulsado por su padre, se hizo hincha de River desde niño. "Mi papá es fanático y me invitaba a ver los partidos con él. Ahí, los veía a Francescoli y a otros grandes jugadores. La camiseta era distinta a todas, me llamaba la atención la banda roja", contó el delantero en las últimas horas apenas arribó a la Argentina. "También me enganché con Crespo porque era un goleador de área, con Ortega porque era un símbolo de River. Y después con los colombianos Angel, Yepes y Falcao, que marcaron una época", siguió.

Teo cumplió su sueño y jugará en River.
"Estoy feliz de cumplir mi sueño", dijo el colombiano apenas llegó a River. Apareció en algunas fotos con la banda roja y ahora ya está en el lugar que siempre soñó. Deberá, con goles, ganarse el cariño de los hinchas que extrañan un nueve goleador.

Fuente: CanchaLlena.com.ar