"Mi hermano me hacía las canilleras de cajas de cartón": Yoreli Rincón

El portal web de la FIFA entrevistó a Yoreli Rincón, "la 10" contó detalles de sus inicios en el fútbol y los logros alcanzados a pesar de su corta edad. La entrevista a continuación:


Ser pionero en algo no es fácil. Supone transitar por caminos inexplorados, estar dispuesto a derribar muros y tener una voluntad de hierro para no desfallecer ante los obstáculos que se puedan presentar. Pero si se alcanza la meta, la gratificación es inmensa. “Abrir puertas es algo muy bonito”, asegura Yoreli Rincón en su charla con FIFA.com. La mediapunta es la gran referencia del fútbol femenino en Colombia, la primera mujer profesional del país cafetero, y una de las responsables del buen momento que vive este deporte allí. Ahora en las filas del poderoso Malmo sueco, uno de los equipos punteros de Europa, no olvida lo que le ha costado llegar hasta aquí.

“Fue muy complicado. Empezando por mi papá, que al principio me rajaba los balones con un cuchillo para que no jugara. Luego, éramos una familia muy humilde que no tenía dinero casi ni para comprar zapatos, y mi hermano me hacía las canilleras de cajas de cartón. Mi padre me compraba los botines tres tallas más grandes para que me durasen más años… Y en mi ciudad no había equipos de mujeres. Siempre estaban los que me decían ‘hombre’, ‘marimacha’… y las niñas tampoco me querían porque decían que jugaba un deporte de hombres”, rememora, aunque sin sombra de amargura.

Llegar a la elite

Yoreli tenía claro que no quería que otras jóvenes de la región de Santander, donde ella nació, pasaran por lo mismo, y por eso ha fundado allí una escuela de fútbol femenino. “No quiero que les suceda lo que a mí, que me dijeron que no servía para esto y me tuve que ir a los 12 años de casa para poder seguir jugando. Ahora en mi escuela tenemos desde niñas de tres años a jóvenes universitarias”, explica.

No cabe duda de que todo lo vivido le ha imprimido un carácter especial, pero parece difícil que alguien pueda borrarle la sonrisa a la colombiana. Quizás por eso, las dificultades iniciales que se le presentaron hace unos meses a su llegada a Suecia, apenas la inquietaron. “No sabía inglés ni sueco ¡Y me hablaban en sueco y me traducían al inglés!, así que no entendía nada”, exclama entre risas. “Llegó un punto en que pensé, ‘¡qué hago aquí!’, pero las chicas del equipo me han ayudado en todo, y eso ha hecho posible mi adaptación”.

De momento, Yoreli ya puede presumir de ser la primera colombiana en disputar y marcar un gol en la Liga de Campeones femenina, y ahora lucha por ganar la liga. “Me siento increíble ¡Poder formar parte de un espectáculo tan grande! Y hace poco ganamos al Tyreso, el mejor equipo de Suecia. Nos jugábamos más de media liga, era un partido clave y les hemos igualado en puntos”, relata con tono apasionado. El Tyreso es el equipo de la española Vero Boquete… y de la gran Marta. La brasileña es, de algún modo, el espejo en el que todos quieren reflejar a nuestra protagonista, aunque ella se resiste. “Siempre me han comparado con ella, y que te comparen con la mejor jugadora del mundo es muy bonito, claro, pero me gustaría que la gente me viera como Yoreli”. Eso sí, la mediapunta nos confiesa que aspira a sobrepasar a la gran estrella del balompié femenino. “Mi sueño escondido es llegar a superarla. Soy muy joven, pero confío en lograrlo en algún momento de mi carrera”, afirma.

Una joven veterana

Y es que aún le quedan años por delante para conseguirlo porque, pese a haber disputado tres mundiales –dos de ellos juveniles-, unos Juegos Olímpicos y varios campeonatos sudamericanos y panamericanos… ¡Yoreli sólo tiene 20 años! “Sí”, dice riendo, “la gente me ve como una veterana por toda mi experiencia con la selección, así que se sorprenden mucho con mi edad, pero sólo llevo dos años a nivel profesional, así que aún me falta mucho”, dice con humildad.

De la mano de su número ‘10’, la selección femenina de Colombia ha progresado mucho en los últimos años, el reflejo de una transformación que afecta a todo el país. “Es impresionante. Ahora, en cualquier barrio, colegio, ciudad… hay torneos femeninos, y toda mujer, lo haga bien o mal, juega a fútbol por afición. Yo fui la primera jugadora profesional, pero ahora somos 4 ó 5, y eso nunca se había visto”, explica encantada.

Ya sea en categoría masculina o femenina, éste es el momento del fútbol colombiano, y la pionera Yoreli, esa niña que creció viendo vídeos de Zinedine Zidane a escondidas, tiene mucho que ver en ello.

Fifa.com