Sin jugar James, el Real Madrid a los cuartos de final de la Champions League

El equipo ‘Merengue’ logró su paso a la siguiente fase de la Champions League con un triunfo en territorio italiano por 3 – 1. James Rodríguez fue suplente y no tuvo la oportunidad de jugar.

Sergio Ramos anotó un gol y protagonizó el segundo, marcado como autogol (según UEFA). Dos cabezazos con la dosis de efectividad que lo ha hecho famoso. Latigazos fulminantes para un Napoli, que sobre el final sufrió una vez más con el gol de Morata.

San Paolo vestido de furia y Mertens que alimentó la ilusión de la remontada con el 1 – 0 en el primer tiempo, definiendo cruzado a la salida de Navas. Napoli se adelantaba en el marcador y un gol más le daba el milagro, con mucho tiempo por delante y varias situaciones de gol perdidas.

Real Madrid solo tuvo un remate en el palo de Cristiano Ronaldo, como para salir del sopor al que estaba expuesto. Mientras tanto, Napoli seguía fallando con la consecuencia que implica perder ocasiones ante un rival que en cualquier momento despertaba. Lo pagó caro.

Fue Sergio Ramos el protagonista de la victoria, en lo que mejor sabe hacer. Centro al área para explotar su capacidad en el salto. Ganó dos veces así, cambiando el curso de la historia. En el primero, saltó impecable y luego contó con el desvío de Mertens para señalar el autogol.

Real Madrid pasó a dominar el pleito, sin sobresaltos, mientras que los dueños de casa solo consiguieron despertar en algunos balones aislados, producto del desespero. Los italianos ya estaban pensando más en el campeonato local.

Zidane no recurrió a James. El colombiano fue suplente y cuando hubo necesidad de modificar el equipo, el DT eligió a Vázquez por Bale. Cuidó al galés, para luego refrescar el ataque de nuevo con el ingreso de Morata por Benzema y finalmente fue Isco el hombre de la última variante.

La estadística señala que cuando el Real Madrid ganó la ida de local, sus posibilidades de clasificar en series de eliminación directa por copas europeas son del 77%. Un dato con tintes de dogma en Sao Paolo, donde selló su pasaporte a Cuartos de Final.

En tiempo de adición, la contundencia de Real Madrid quedó ratificada en el gol de Álvaro Morata, con dedicatoria irónica al público local. Lo abuchearon muy fuerte cuando entró al campo de juego, señal de una enemistad originada por su pasado en la Juventus.