Según medios españoles James temía ser secuestrado

Gran revuelvo a causado en España el incidente que involucro a James Rodríguez y la Policía el pasado 1 de enero cuando el jugador se dirigía a la sede deportiva del Real Madrid para entrenar con el equipo, termino siendo perseguido por los agentes del orden.

Por ir a una velocidad de 200 km/hora y no atender la orden de detenerse, termino en una persecución el hecho que termino a la entrada de la sede del Real Madrid.

Los policías hablaron con el colombiano en Valdebebas, donde según medios españoles el jugador explicó primero que no se detuvo por que no escucho la orden por parte de los agentes debido al alto volumen de su radio y agregan que además explicó que como los oficiales no iban en un carro oficial que tuvieran un distintivo temía un secuestro.

Agrega el diario El Mundo que "Argumentó James que no se había detenido porque en su país es muy habitual que delincuentes utilicen coches sin identificación policial para fingir detenciones a automóviles de lujo y después secuestrar a sus ocupantes. Temía ese método de asalto".