Llegada de James Rodríguez permitió que Everton volviera a divertirse, según artículo del New York Times

En una extensa nota del reconocido medio estadounidense, se mira la transferencia con otros ojos.

Cortesía, página oficial Everton / cortesía, Twitter oficial Everton

Aunque muchos han pensado que el colombiano dio un paso atrás y otros afirman que es la forma para que los 'Toffees' vuelvan a pelear títulos, el periodista Rory Smith lo ve diferente y así lo escribió. Y más allá del dinero, los resultados o el modelo de fútbol actual, él afirma que la llegada de James Rodríguez permitió que Everton volviera a divertirse.

Esto lo hizo en un artículo publicado el jueves 24 de septiembre en el New York Times, que no siempre le da lugar al fútbol, mucho menos a un club como el azul de Liverpool y muchísimo menos a un jugador colombiano. Pero en esta oportunidad lo hicieron y el título ya es atrapante, para cualquier aficionado:

"James Rodríguez está aquí para entretenerlos

No piensen en la economía de juego con la llegada del colombiano al Everton. Sólo disfrútenlo"


¿Es cierto que la llegada de James Rodríguez permitió que Everton volviera a divertirse?

Smith hace un viaje por lo que ha pasado con la llegada del zurdo de la selección Colombia a Goodison Park; cuenta lo que ha pasado en el campo y fuera del mismo, menciona la presentación y la aparición de la imagen y el número del zurdo en calles de Bogotá, Nueva York, Miami y Liverpool. Además destaca las declaraciones de Carlo Ancelotti y varios compañeros, sumada a la locura de los hinchas y los medios.

"Las últimas semanas en el Everton han sido todo sobre Rodríguez. Su rostro adorna el programa antes de su debut en casa. Fuera de Goodison Park, los tres fichajes de verano del club, Allan, Abdoulaye Doucouré y Rodríguez, han sido estampados en una valla publicitaria. Pero es el colombiano, Rodríguez, quien está al frente y al centro…

El día que firmó, Everton dispuso que la Torre Colpatria, el edificio más alto de Colombia, se bañara de luz azul . También hubo exhibiciones en Times Square de Nueva York y en Miami Beach"

Y aunque aclara que los jugadores nunca son más grandes que los clubes, con Rodríguez se han visto momentos que pudiera sentirse eso. Sin embargo, el autor le da un papel especial al Everton, y cuenta que antes de la llegada del colombiano hubo algo que los hizo diferentes a otros clubes de la actualidad.

Aunque se supo que fue 'humo' el interés por Richarlison del Barcelona, en su momento el club inglés se mostró firme y no como otras instituciones que sirven de "trampolín" para  que jugadores lleguen a equipos más grandes. En el texto se lee que el orgullo de los 'Toffees' se vio en esa postura, que fuera real o no el interés, no importaba porque no iba a vender a un jugador que habían potenciado.

Y así aborda el caso de James, que como lo dijimos, puede parecer un retroceso para el colombiano o una ambiciosa apuesta a futuro para los británicos. Pero se reitera que la llegada de James Rodríguez permitió que Everton volviera a divertirse y es solo en el presente, no el paso para llegar a la élite con jugadores jóvenes y que se van dejando mucho dinero:

"Contratar a Rodríguez a los 29 años va en contra de la práctica. Aunque el caso de Rodríguez es curioso, enredado en el mundo ocasionalmente opaco de la lógica interna del Real Madrid, es contradictorio tratar de alcanzar a la élite contratando jugadores que no se consideran lo suficientemente buenos para jugar en ella.

Más pertinente, cuando su contrato expira en 2023, a más tardar, su edad significa que habrá poco o ningún valor de reventa, nada para reinvertir. Cuando se vaya, el Everton estará exactamente donde estaba cuando se incorporó.

En un momento en el que a los equipos se les dice que piensen en el futuro, es un fichaje para hoy, uno que golpea en el corazón de lo que desde hace mucho tiempo retuvo al Everton y a otros: un orgullo que impide que un club reconozca su lugar no en el orden histórico pero en el actual, un rechazo a pensar en sí mismo como algo más que un destino, y una incapacidad para ver que la única manera, en última instancia, de reincorporarse a esa élite es actuar primero como campo de pruebas para ella"

Y después, mostrando lo que el colombiano genera en los aficionados, Smith describe su juego, no menospreciándolo sino comparándolo con los jugadores del pasado y no las máquinas y fenómenos del presente:

"… es el arte con el que lo hace todo: la floritura de su bota izquierda mientras da un pase; el desvanecimiento de una pelota para hacerla caer justamente para un compañero de equipo; el ingenio con el que lanza un pase a Richarlison para crear el segundo gol de Calvert-Lewin…

Rodríguez juega como una estrella en un sentido casi pasado de moda, no se espera que dicte un juego de principio a fin, sino que lo influya en momentos. Hace que los fanáticos crean que cualquier cosa puede suceder en cualquier segundo, que nunca se pierde nada, que siempre hay motivo de anticipación, de esperanza"

Y finalmente lo reitera, la llegada de James Rodríguez permitió que Everton volviera a divertirse y no que se convierta en grande, aunque por momentos se sienta como tal:

"Se supone que (los deportes profesionales) son divertidos. Eso es lo que ha hecho Rodríguez: permitió que el Everton volviera a divertirse"


>>Más novedades del fútbol internacional en ComuTricolor<<

Muchos creen que exageran con el colombiano, pero ellos saben mucho de 'la pelota'¡
"fantástico… sensacional… inteligente… hará mucho por la Premier League"

Posted by Comutricolor on Wednesday, September 23, 2020