Cuadrado subastó camisetas para ayudar a los niños de su pueblo

El jugador de la Fiorentina puso a la venta 30 casacas, de figuras como Totti, Pirlo y Robinho.

A Juan Guillermo Cuadrado se le ocurrió que las camisetas que ha acumulado desde su llegada al fútbol italiano podrían llenar de sonrisas a su natal Necoclí (Antioquia). Con un amigo coordinó la realización de una subasta y, una vez llegó a Medellín, el jugador de la Fiorentina ultimó detalles y encabezó el evento en el que 30 casacas terminaron en las manos de aficionados.


"Logré reunir una buena cantidad de camisetas para ayudar a los niños más pobres de Necoclí. El dinero irá posiblemente a una fundación. Pensé en hacer esto con mi pueblo porque sé que allá a muchos niños necesitados", comentó Cuadrado, quien estuvo acompañado por su familia y jugó en un partido benéfico, previo a la subasta.

El mediocampista de 25 años, que viene de actuar en los juegos de la eliminatoria suramericana ante Argentina y Perú, dijo sentirse comprometido con la niñez de Necoclí: "Me llena de orgullo ser una buena imagen y un referente para los niños de mi municipio. Espero poder apoyarlos porque hay mucha pobreza".

Tras pasar unos días de descanso en Cartagena y poner junto a sus compañeros muy cerca a Colombia del Mundial Brasil-2014, Cuadrado subastó en el club El Rodeo las camisetas de figuras como Francesco Totti (Roma), Andrea Pirlo (Juventus), Robinho (Milan), Kevin-Prince Boateng (Milan), Andrea Bertolacci (Genoa), Kwadwo Asamoah (Juventus) y Bojan Krkic (Milan).

A la buena causa también se vincularon cedieron sus casacas los colombianos Camilo Zúñiga (Napoli), Pablo Amero (Napoli), Teófilo Gutiérrez (Cruz Azul), Fredy Guarín (Inter), Elkin Soto (Mainz), Juan Fernando Quintero (Pescara), Carlos Bacca (Brujas), Víctor Ibarbo (Cagliari) y Luis Fernando Muriel (Udinese).

"Entre las camisetas que reuní también hay varias de jugadores colombianos, porque en algunas concentraciones de la Selección intercambiamos", agregó el futbolista. La subasta se abrió con la camiseta de Cuadrado, vendida en $515.000 a Mariana –una niña de 12 años aficionada al fútbol- y a su familia. Después los asistentes participaron activamente del remate, que tuvo como protagonista a la casaca de Robinho, adquirida en $1.100.000.

El 4 de la Selección Colombia contó anécdotas y entregó detalles del proceso de recolección, una vez supo qué destino le daría a las camisetas. "Casi no logro que Totti me diera su camiseta", relató Cuadrado, para luego confesar que tuvo que "esperar tres partidos para conseguir la camiseta de Pirlo. Esa es una de las más especiales y la de un gran jugador".

Su futuro y la Selección

Cuadrado, que llegó a sonar para el Real Madrid, manifestó que por ahora no planea marcharse del club violeta y desconoce si hay ofertas por él. "Estoy contento por el buen momento que estoy atravesando. No me conformo y siempre quiero más. Tengo pensado quedarme en la Fiorentina y después miraré qué viene", aseguró el antioqueño.

Sin embargo, el volante no cerró la puerta a un traspaso para la presente temporada: "No he hablado con mi empresario, porque estaba metido en los juegos de la eliminatoria. Me voy a poner en contacto con él en los próximos días. La posibilidad de ir a otro club siempre está abierta, pero es difícil que pase a otro equipo".

Sobre el momento del combinado patrio y la cercanía de la clasificación, Cuadrado enunció: "Nuestro gran objetivo es estar en el Mundial y estamos cerca. Quedan cuatro fechas y esperamos conseguir los puntos que nos faltan lo más rápido posible. Es un sueño que tenemos todos desde que empezó la eliminatoria. Pero sabemos que después de cumplirlo, tenemos que ponernos otra meta más".

Aunque sabe que es un jugador desequilibrante y que explosivo, el extremo de la Fiorentina no cree que esté en el top de los más peligrosos de mundo: "El más habilidoso es Messi y todo el mundo lo sabe. Yo tengo un poco de habilidad y trato de aprovecharla".

 

 

Fuente: futbolred.com