Amistosos entre Colombia y España bajo sospecha
Archivo EFE

El juez de la Audiencia Nacional de España, Santiago Pedraz, sospecha que Gorka Villar, hijo del presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, se benefició de al menos diez partidos de la selección española contra otras selecciones, de las que acabó percibiendo cobros. Infortunadamente se encuentran los 2 amistosos entre Colombia y España bajo sospecha, tanto el de 2011 como el recientemente disputado en esta mitad de 2017.

En estos casos se aprecia “una especie de relación triangular” entre la RFEF, federaciones extranjeras y Sports Advisers SL, la empresa de Gorka Villar, quien, pese a no tener cargo alguno en la federación, participa directamente en algunas negociaciones. Así lo plasma en el auto en el que ha decretado prisión sin fianza para Ángel María Villar, el vicepresidente de la RFEF, Juan Padrón, y el hijo del primero por montar un entramado para lucrarse de millones de euros.

¿Por qué están los amistosos entre Colombia y España bajo sospecha?

Uno de los métodos utilizados, según refleja el auto, era el de la organización de partidos amistosos en la época más laureada de la selección española para beneficiar a la empresa del hijo de Villar. Corea del Sur (en 2010 y 2012), Venezuela (2011), Chile (2008, 2011 y 2013), México (2010), Colombia (2011 y 2017) y Argentina (2009 y 2011) son los partidos bajo sospecha y que están en medio de la investigación.

“En todos y cada uno” de los casos se aprecia una “inmediación temporal” entre el partido de la selección y la contratación de los servicios de la empresa de Gorka Villar y en algunos, como en el caso de Corea, Venezuela o Colombia se implica directamente en la negociación del partido.

De hecho, el de Corea de Sur de 2012 ni siquiera estaba en los planes aprobados por la RFEF y finalmente se impuso por decisión de Ángel María Villar, que además permitió que la federación coreana no pagara derechos comerciales ni de televisión.

El resultado es que la federación pasó de percibir 1,2 millones de euros de la empresa Matchworld (como estaba estipulado) a cobrar sólo 870.000 euros y además tener que pagar los gastos de alojamiento y manutención de la delegación.

Poco después de organizar el partido de Venezuela, la empresa de Villar hijo firmó un contrato con esa federación por 29.475 euros; en el caso de Chile fueron 36.000 euros y 48.000 en dos anualidades y así sucesivamente, lo que lleva a los investigadores a creer que esos contratos no son “fruto del azar”, sino un resultado buscado y en el que influyó la posición de su padre. Los contratos más lucrativos los alcanzó con la Federación Argentina, que pagó a la sociedad 120.000 euros en 2011 y 100.000 en 2012.

Por ahora, esperando los resultados de todo el asunto que se maneja en España, se encuentran los amistosos entre Colombia y España bajo sospecha y producto de los manejos y asuntos legales la Uefa y la Fifa ya ha sacado a Villar de sus cargos como vicepresidente, así que esto parece que puede tener más consecuencias a futuro.

Con información de: Agencia EFE

>>Más noticias del fútbol mundial en ComuTricolor<<