Luego de una reunión entre dirigentes del Deportivo Cali, Gobernación del Valle y Alcaldía de Palmira, llegaron a un acuerdo de que el estadio quedará habilitado para poder usado por el club ‘verdiblanco’.

Fueron varias las recomendaciones que le hicieron a la dirigencia del Cali para que pudiera jugar el presente año en su casa, entre ellas es que de momento se reduzca su aforo a solo 25.000 personas, hasta que no concluyan todas las obras que le restan al estadio comenzando por una segunda vía de acceso u otro parqueadero. Lo que quiere decir que el equipo solo podrá permitir la venta de 25.000 entradas incluidos sus socios y dueños de suites.

“Con esa medida buscamos que el estadio tenga una capacidad de 25 mil personas a pesar de que su aforo normal es de 50 mil”, comentó el máximo directivo azucarero. Alvaro Martínez.

En total el Deportivo Cali espera recibir en los partidos de mayor aforo un aporximado de 8000 motos, con 12 mil personas; 4 mil vehículos que representarían otras 12 mil y se piensa que las otras mil personas llegarán en bus de servicio público, según cifras dadas a conocer en la reunión.