Atlético Tucumán de Argentina clasificó este martes a la tercera fase de la Copa Libertadores 2017 al imponerse 1-0 a El Nacional de Ecuador, en un partido que pasará a la historia por todo lo que tuvo que vivir el conjunto argentino en su difícil llegada a suelo ecuatoriano.

Los argentinos llegaron una hora tarde al encuentro jugado en el estadio Olímpico Atahualpa de la ciudad de Quito (2.800 metros de altura), debido a que la Dirección de Aviación Civil canceló la autorización del vuelo contratado por Tucumán porque “incumplía con la regulación aeronáutica del Estado ecuatoriano”.

El mayor problema además de llegar tarde al juego es que por problemas de logistica no llegaron sus maletas con la utileria y la indumentaria del equipo por lo que no tenía uniformes para jugar, pero hubo una curiosa solución que quedará para la historia.

El incidente retrasó a los jugadores que saltaron a la cancha sin calentar, con la camiseta de la selección argentina Sub-20 y con los guayos de ese equipo, que está disputando el campeonato Sudamericano de la categoría en Ecuador y la utileria del combinado celeste fue solidario en prestar los uniformes para que Tucuman pudiera cumplir el duelo pactado por Copa Libertadores.

El choque se disputó por decisión de la Conmebol ya que según el reglamento el retraso máximo es de 45 minutos. El Nacional decidió jugar bajo protesta.