Como era de esperarse, el colombiano recibió una sanción por su fuerte reacción contra el árbitro del partido que AC Milan perdió ante Juventus aunque no fue alta porque, según el informe, “no hubo insultos contra el arbitraje”.

Así se ha dado a conocer este martes por la Justicia Deportiva italiana. Lo que sí hubo y por lo cual Bacca ha sido suspendido por un partido, fue una “protesta vibrante”. El colombiano se mostró molesto por la decisión del árbitro de pitar un penalti en contra de los suyos en el último minuto de juego.

“Al término del partido entró a la cancha, ya habiendo sido sustituido y vestido de civil. Protestó de forma muy notoria y vehementemente contra el árbitro adicional, acercándose con actitud agresiva que obligó a que fuera controlado por los líderes y el entrenador de su equipo”, dice el comunicado de la sanción.

Por eso mismo, además de la fecha de suspensión, Carlos Bacca deberá pagar una multa económica de 10 mil euros. Hasta ahí llegó esa acción polémica que fue la última imagen del colombiano en el partido ante Juventus en el que marcó un gol y salió lesionado.

Así que ahora Bacca queda suspendido para jugar el próximo fin de semana cuando AC Milan reciba a Genoa. Recién podría volver a jugar el 2 de abril en la visita a Pescara.